La envidia en las relaciones sociales


Muchos se quejan de las molestias que ocasiona la envidia, de algunas personas, en sus relaciones familiares y sociales, que se ve reflejada en  los comentarios desagradables de algunas personas que tienen el arte de “poner el dedo en la llaga” o de ver el detalle negativo que puede desacreditar a una persona y arruinar el ambiente de cualquier reunión social.  Cabe señalar que, cuando aquí hablamos de envidia no nos referimos a esa envidia “sana” que puede motivar a las personas a perseguir sus objetivos para tener el mismo éxito de otras personas a las que observa, sino a la envidia “nefasta”, o “patológica” que corroe las relaciones sociales.

La envidia, es ese sentimiento (tristeza, frustración,…) o estado mental (de pesar o dolor psicológico) en el que se encuentra una persona (que tiene netos problemas de autoestima) frente al éxito ajeno. Es como si esa imagen positiva del otro, le renviara un mensaje en retorno que le recuerda su propia situación de vulnerabilidad (o inferioridad), por no poseer lo que el otro tiene (bienes, cualidades, éxito,…) y que siempre quiso tener; ocasionándole un dolor interno o malestar como si le hubieran agredido, a lo que responde disminuyendo el éxito percibido o agrediendo simplemente, para encontrar la calma perdida.   

Pocas son las personas que se dan cuenta que ese estado mental les ocasiona sufrimiento, y menos aún las personas que quieren deshacerse de ese problema, que describe claramente Sofía: “Yo no he hecho cosas malas en la vida,  pero siempre estuve envidiosa de los demás. Cuando alguien hace algo mejor que yo, me siento herida y envidiosa. Cuando escucho que una persona ha realizado buenas acciones, siempre las pongo en duda, pero, cuando escucho que alguien ha hecho cosas malas, siempre lo doy por cierto y casi me alegro por ello. Cuando veo que otras personas reciben cosas positivas (halagos, ventajas, premios,…), siento como si yo hubiera sufrido una gran pérdida. Pero cuando veo que los otros pierden algo, tengo la impresión de haber ganado una fortuna”.

Nos podemos preguntar, pero ¿cómo es que llegamos a construir esos sentimientos en nosotros?, que a veces vemos como rasgos casi familiares, con padres que van criticando a los que tienen las cualidades que ven como ideales y que ellos no poseen,… a los que tienen éxito, a “los ricos”, “los otros”;  lo que incluso hace parte del saber popular a través de chistes como este: a un niño le preguntan en clase sobre lo que quiere ser cuando sea grande, a lo que él contesta “quiero ser un desgraciado”, y explica que tiene un vecino con dinero, coches, una esposa bonita, una casa bonita,… y cada vez que pasa por la calle,  él escucha a sus  padres decir: “allí va el desgraciado”,…!.  

Cuántos casos de envidia nefasta se ahorraría la sociedad (porque se la observa a todo nivel) si los padres tuvieran más cuidado en mostrar lo positivo del éxito ajeno (como un modelo a replicar), en lugar de promover el “resentimiento social” ante los ricos y ante toda persona que logra más éxitos materiales que ellos, lo que obviamente es disfrazado por las ideologías “progresistas” de todo tipo, que van dando justificación a una actitud de envidia y reivindicación a reproducir a través de generaciones, ocasionándoles más sufrimiento personal porque les provocará una centración excesiva sobre lo negativo, y una amargura por no poseer lo que otros poseen.

No quiero terminar este artículo, diciendo que porque venimos de familias donde se cultivó la envidia, ya somos envidiosos, sino alertando a los que tenemos hijos para darle mayor atención a los mensajes que reciben de nosotros (las cosas que les decimos) y sobre todo de nuestras acciones (es actuando que marcamos más el comportamiento de nuestros hijos), además de decir a las personas que sufren de ese problema, que es posible de vencer la envidia, con algo de paciencia y esfuerzo. Para ello, es necesario observar en nuestro accionar (si posible, incluso anotarlo), ¿cuantas veces hemos sentido envidia? y ¿por qué razones?, ¿qué miedos estuvieron detrás de esos sentimientos?. A veces son provocados por pensamientos sueltos que pasean por nuestra mente, … veamos unos ejemplos: “no es justo que María tenga derecho a más vacaciones pagadas que yo”, “los hijos de Juan han hecho buenos estudios, quisiera que los míos lo hagan mejor, porque yo soy mejor padre que él”, “ Robert acaba de comprarse un nuevo coche, seguro que ha hecho algo malo para conseguir dinero”, “es Carolina que ha tenido el aumento de sueldo, pero yo era la que me lo merecía”,…

La mejor estrategia para deshacerse de la envidia es aceptarse plenamente a sí mismo. Por lo que le sugiero que trate de ver (y anotar, porque así es más concreto) cuales son las cosas que ya ha logrado en la vida (familia, salud, trabajo,…) y las que tiene en camino de lograr;  y sobre todo haga el esfuerzo de aceptarse a si mismo con sus cualidades y sus defectos (o aspectos a mejorar), pero sin compararse con los demás, porque siempre encontraremos personas que hayan logrado más (o menos) cosas que nosotros.  Por otro lado, si ha identificado los miedos que están detrás de sus pensamientos de envidia trate de enfrentarlos y superarlos, sino le es posible, consulte a un psicólogo que pueda ayudarle.



La espiritualidad y nuestra salud mental

La espiritualidad es cada vez más reconocida, en los cuidados de salud física y mental, como un factor que puede contribuir a prevenir, curar o enfrentar la enfermedad. Hace unas décadas solo se reconocía ese aspecto en los servicios de “cuidados paliativos” (enfermedades terminales), sin embargo la práctica clínica nos hace reconocer que los valores espirituales o religiosos y los objetivos de vida que tienen los pacientes, les aportan una contribución innegable a su salud física y psíquica así como a su satisfacción de vivir.

Podemos citar innumerables casos de personas que luego de haber vivido una experiencia de vencer una enfermedad grave han cambiado su perspectiva de vida y se reconocen como personas religiosas practicantes o espirituales. Asimismo,  observar que personas con perspectiva espiritual o religiosa pueden entender con mayor facilidad los límites de la ciencia médica (en caso de enfermedades raras o graves), o en casos de pérdida de sus seres queridos, hacer su trabajo de duelo en menor tiempo (dado que pueden explicarse muchas cosas y encontrar consuelo en su fe) comparado a lo que sucede con ciertas personas “escépticas” que tienen mayor dificultad a integrar una pérdida de un ser querido pues los confronta a la “nada” existencial.  

La espiritualidad entendida como lo hacen algunos autores (Carson, 1989),  es un concepto a dos dimensiones: la dimensión horizontal o existencial que tiene que ver con los valores inherentes a las relaciones humanas y con las actividades que le dan sentido a la vida, y la dimensión vertical o religiosa que hace referencia a una relación con lo trascendental o un Ser supremo. Reconociendo que en una misma persona, la vida espiritual no siempre se desarrolla en ambas dimensiones. Ciertas personas van a concentrarse sobre la dimensión horizontal y a privilegiar los valores de amor, de amistad y de sentido de la vida, sin considerar jamás la relación con lo transcendental. Por otro lado, otras personas  profundamente religiosas se interesaran casi exclusivamente a la relación con el infinito, olvidando de cultivar la dimensión existencial u horizontal de la espiritualidad.

La religión, sería entendida como un conjunto específico de creencias y prácticas de un grupo organizado de confesión (católica, protestante, judía, musulmana,...);  mientras que la espiritualidad tendría una connotación más individual (que puede ser “mística” o no), siendo a menudo definida por las personas como el sentido de la paz, de relación con los demás y de creencias relativas en el sentido de la vida.

Si nos interesamos al bienestar general de las personas, podríamos inferir que sea cual fuere la perspectiva espiritual o religiosa que se tenga, deba tratarse, en lo posible, de ser coherentes con ella, a fin de armonizar su vida con ese eje importante que direcciona sus acciones más nobles. Pues , contrariamente a lo que se espera, muchas veces se observan personas muy religiosas que pertenecen a asociaciones religiosas (“hermandades”, “cofradías”, “templos”…) o espirituales (“fraternidades”,…) que están enfrascadas en conflictos y luchas por el poder o por el dinero que les hace perder el sentido primigenio por el que abrazaron su fe religiosa o perspectiva espiritual, llegando a desnaturalizar el sentido de la asociación y realizar ritos con otros objetivos (figuración social, poder, dinero,…etc.) que en lugar de permitirles elevarse psicológicamente y armonizar su vida, las reduce a preocupaciones bien domésticas que generan malestar y frustraciones y les hacen desperdiciar ese valor profundamente positivo que podría ayudarles a ver la vida con ojos de esperanza y tener la fuerza de enfrentar los retos cotidianos. 

Prepare su hogar para evitar intoxicaciones o envenenamientos accidentales

Comparto este interesante artículo norteamericano que nos da luces para evitar intoxicaciones y envennamientos en casa, ahora que el verano se aproxima y que comenzaremos a utilizar una serie de productos para evitar que los insectos ingresen en nuestro hogar o que realizaremos actividades en los bosques.

Según los autores, en más del 90% de los casos, las intoxicaciones y envenenamientos se producen en el hogar y la mayoría de estos ocurren en la cocina, baño, o en la habitación. Por lo que se requiere enseñar a los niños a que nunca toquen o pongan en su boca nada que no sepan lo que es.

A continuación, algunos consejos sobre cómo mantener su hogar seguro:
  • Mantener los medicamentos en sus envases originales (con sus respectivas indicaciones) y guardarlos adecuadamente (en un botiquín que no esté al alcance de los niños).
  • Tener en casa una alarma para detectar monóxido de carbono, preferiblemente  instalada cerca de las habitaciones y cerca de las calderas o calentadores.
  • Mantener las sustancias tóxicas en sus envases originales. No usar recipientes de comida (tales como vasos o botellas) para almacenar limpiadores u otros productos químicos fuertes.
  • Mantener el anticongelante y los productos químicos fuertes en sus envases originales.
  • Algunos productos de arte (pinturas, plastilinas,… etc) son mezclas de productos químicos que pueden ser peligrosos si no se usan correctamente. Asegúrese de que los niños los usen de manera segura, que lean y sigan las instrucciones y que no coman ni beban mientras los usen.
  • Lavarse la piel después de trabajar y estar en contacto con productos de arte. Limpiar el equipo, las mesas, los escritorios y mesas de trabajo. Mantener esos productos en sus envases originales.
  • Si se va a preparar los alimentos, no olvidarse de lavarse las manos y limpiar la mesa de trabajo antes de hacerlo, así como de  limpiar los utensilios de cocina y aquellos para servir.
  • Almacenar los alimentos a la temperatura adecuada. Los alimentos que requieren refrigeración no pueden dejarse en temperaturas que superen los 40 grados F (5 grados C).
  • Si se va a practicar una excursión al aire libre, tomar la precaución de identificar los sitios donde pudieran haber serpientes u otras especies peligrosas y usar la vestimenta adecuada (botas, por ejemplo).
  • Leer atentamente el rótulo de cualquier repelente contra insectos. La mayoría de ellos contienen DEET, que puede ser dañino si se aplica en grandes cantidades.
  • Asegurarse de que todos los miembros de su familia puedan identificar hongos y plantas venenosas. Recuerde la frase “las hojas de a tres, no las toqués” cuando se trata de hiedra venenosa.
  • Recordar que, si hay sospecha de que alguien se ha intoxicado o envenenado, llamar inmediatamente al centro de control de intoxicación y envenenamiento local, para saber como actuar y pedir ayuda.


Para mayores detalles o leer las preguntas y respuestas más frecuentes, visite el enlace: http://www.poisonhelp.hrsa.gov/es/what-can-you-do/poison-proof-your-home/index.html