El arte de ser feliz


La felicidad es, ahora,  un tema que interesa a la ciencia. Existen cada vez más investigaciones de diferentes áreas (la psicología y sus ramas, la sociología, ciencias políticas, economía,… ) y van apareciendo numerosas publicaciones técnicas , como también libros de vulgarización conocidos como “autoayuda”, que tienen cada vez más adeptos. Una prueba más de la importancia que tiene la búsqueda de la felicidad en la vida de la persona, nos viene de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) que ha declarado un día del año (el 20 de marzo) como el Día internacional de la felicidad, que este año se celebra por vez primera. 
¿Cómo se consigue la felicidad?, es la pregunta que muchos nos hacemos, y tenemos que reconocer que no hay una sola receta para la felicidad, cada quien debe mirarse al interior de sí mismo para saber lo que realmente le hace feliz. Aquí, mencionamos algunas pautas simples, que son más frecuentes en los diferentes sistemas y publicaciones que existen en la actualidad. 

1. Conviértete en tu “mejor amig@”, quiérete y acéptate tal como eres (con tus fortalezas y tus debilidades). Si algo te molesta en ti,  reconócelo y trata de corregirlo (si deseas), pero no te recrimines, ni culpabilices por ello.

2. Reconoce  y agradece a Dios o a la naturaleza (según tu sistema de creencia), por las cosas buenas que tienes en la vida (salud, familia, hijos, dinero, trabajo,…). Según las investigaciones, las personas que agradecen cada día por lo que tienen, logran sentir mayor paz interior y son menos agresivos.

3. Aprende a reír e irradia alegría alrededor tuyo. Vive con entusiasmo, cultiva el humor  en tu vida y disfruta de las cosas simples, las muestras de  afecto, juegos,….

4. Piensa que todo tiene solución. Acepta los problemas que puedas tener  sin dramatizarlos ni desesperarte. No podemos controlar lo que sucede en la vida, pero si podemos decidir la actitud con la que enfrentamos.

5. Escucha a los demás. Muchos de los problemas que tenemos con otras personas son de comunicación.

6. Reconcíliate con tu pasado. No te agobies por los errores cometidos, solo trata de sacar  las  lecciones que te aportan y aplícalos en la vida.

7. Conserva  tus buenos amigos.  Ellos compartirán tus alegrías y serán un soporte importante en momentos difíciles.

8. Preserva tu libertad a tener tus opiniones y a expresarlas. Atrévete  a decir “no”, eso te permitirá no estar agobiado con tareas o conflictos que no te interesan.

9. Trata de alcanzar tus sueños postergados. Haz una lista de las cosas que siempre quisiste hacer y no pudiste por algún motivo, y comienza a realizarlas progresivamente.

10. Comparte tu tiempo o tus recursos con gente que necesita más que tú. La solidaridad es otro aspecto que da sentido a la vida y genera una paz interna. 


Lo que implica el ser mujer en la sociedad actual


Cada año, por el Día Internacional de la Mujer (que se conmemora el 8 de Marzo),  vemos una profusión de mensajes alusivos a la fecha y eventos diversos en los que se hacen balances sobre los derechos que van alcanzando las mujeres en los diferentes países. Todos coinciden en que, en las sociedades más desarrolladas y mejor organizadas, la equidad entre los hombres y mujeres va avanzando año tras año, y que, es en las sociedades menos desarrolladas y más básicas (zonas rurales, países en los que la ley islámica es de aplicación,…) queda un gran trabajo por realizar, sobre todo en las libertades de las mujeres, el ejercicio de ciudadanía, el acceso al trabajo, la remuneración equitativa, la erradicación de la violencia en todas sus formas,…
Al margen del aspecto global del tema, veamos lo que vive cada mujer en la sociedad actual, en la que su rol económico no es más tema de discusión. El contexto de crisis económica que se vive en gran parte del planeta, hace que las mujeres tengan la necesidad de trabajar fuera de casa para obtener recursos que contribuyan al funcionamiento de su familia; lo que, obviamente,  les obliga a desarrollar grandes habilidades de organización, porque ser mujer , hoy, implica asumir diferentes roles, intentando lograr el mismo nivel de eficiencia y sin culpabilizarse por las cosas que no resulten como previsto. Mencionamos aquí, solo algunos de esos roles, por obvias razones de espacio.
El rol de  esposa o compañera de vida, que no significa estar detrás de un hombre y empujarlo para que crezca, sino caminar a su lado, mirando ambos en la misma dirección y superando los retos cotidianos; haciendo esfuerzos por encontrar una forma de comunicación efectiva y no agresiva, que les permita gestionar la distribución de las tareas y responsabilidades de la familia y las diferencias personales inevitables de una vida de pareja.
El rol de madre, que tiene que asumir lidiando por equilibrar el amor incondicional (indispensable para la construcción del autoestima), la protección (percepción de seguridad personal), la autonomía (capacidad de tomar sus decisiones y asumir las consecuencias) y la disciplina (la persistencia en el esfuerzo) a fin de hacer que sus hijos, se conviertan en los hombres y mujeres de bien que siempre quiso tener y que, a fin de cuentas, constituyen su mejor obra.
El rol de profesional y trabajadora, a asumir con visión y grandes habilidades de organización, a fin de lograr eficiencia en su trabajo, sentirse valorizada por sus resultados y abrirse un espacio por sus propias competencias.
El rol de persona realizada, que no solo se ocupe de atender a los demás, sino también a sí misma. La mujer tiene el derecho a una buena salud física y mental, por lo que debe ocuparse de su salud (controles médicos periódicos), hacer ejercicio regular, tener una alimentación equilibrada, tener una serie de actividades placenteras a realizar sola, con su pareja, con su familia o con sus amigas, lo que le dará una visión positiva y la hará feliz.


Una mirada hacia nosotros mismos: el Cuestionario de Proust


El Cuestionario de Proust, que llegó a llamarse así porque el escritor francés Marcel Proust (1871-1922) fue el primer “famoso” a haber respondido (con humor y entusiasmo, en varia etapas de su vida) a una serie de preguntas de un antiguo juego inglés llamado “Confesiones”,  que permitía descubrir sus preferencias y aspiraciones personales.  Ese juego hacía parte de un álbum « An Album to Record Thoughts, Feelings, &c » (un álbum para registrar  sus pensamientos, sentimientos,….),  y estuvo de moda durante buena parte del siglo XIX.
Desde entonces, se encuentran traducciones de ese cuestionario en diferentes idiomas y son utilizadas por animadores y entrevistadores de televisión, como también algunas revistas , para dar a conocer a la persona entrevistada. Fuera de lo anecdótico de este cuestionario, podemos darle una utilización personal, quiere decir, para hacer una ligera introspección (mirarnos hacia adentro a fin de conocernos mejor) y poder actuar sobre algo que nos caracterice y que no nos satisfaga completamente.
Aquí, transcribimos algunas de las preguntas, y te sugerimos de comenzar la primavera descubriendo lo que valoras y cómo te sientes respondiéndolas….
1.     ¿Cuál es tu principal rasgo de carácter?
2.     ¿Qué calidad aprecias en un hombre?
3.     ¿y en una mujer?
4.     ¿Qué esperas de tus amigos?
5.     ¿Cuál es tu mayor defecto?
6.     ¿Cuál es tu afición favorita?
7.     ¿Cuál es tu mayor sueño?
8.     ¿Qué te hace feliz?
9.     ¿Cuál sería tu mayor desdicha?
10.  ¿Qué ocupación te gustaría tener en el futuro?
11.  ¿En qué lugar te gustaría vivir?
12.  ¿Cuál es tu color favorito?
13.  ¿Tu flor preferida?
14.  ¿Tu animal preferido?
15.  ¿Cuál es tu libro de cabecera?
16.  ¿Qué música es la que más te emociona?
17.  ¿Qué obra de arte te ha impresionado?
18.  ¿Qué personaje de la historia admiras?
19.  ¿ Quiénes son tus héroes en la vida real?
20.  ¿Qué hábito ajeno no soportas?
21.  ¿Qué don te gustaría poseer?
22.  ¿Cómo te gustaría morir?
23.  ¿Qué defectos te inspiran más indulgencia?
24.  ¿Cuál es tu estado de ánimo más habitual?
25.  ¿Cuál es el motor de tu vida?